Make your own free website on Tripod.com

Home

Caracteristicas del Sistema
Economia en la Construccion
Construccion de la Vivienda
Construyamos Juntos
Reciclar para Construir
QUIENES SOMOS
Noticias y eventos
Direcciones
Contáctenos
RED DE COOPERATIVAS PARA EL DESARROLLO ECONOMICO Y SOCIAL
Construyamos Juntos

gif.juntos.gif

LA PROPUESTA COOPERATIVA

PROGRAMA CONSTRUYAMOS JUNTOS.
La creciente demanda de viviendas accesibles a personas de escasos recursos, excluidos del sistema bancario de financiamiento, ha sumido últimamente al país en una búsqueda continua de herramientas y técnicas para propiciar la construcción masiva de viviendas dignas, higiénicas y económicas para satisfacer a grandes contingentes de venezolanos marginados de los programas gubernamentales del pasado.

La débil organización social de las comunidades ha sido un obstáculo para plantear soluciones a sus propios problemas, ya que concurriendo a las organizaciones existentes (partidos políticos y sindicatos), han sido utilizados significando solo un voto sin que se hayan satisfecho sus expectativas.

El sistema tradicional de construcción, no ha permitido la masificación de viviendas, debido al requerimiento de técnicas que exigen mano de obra calificada y elevado costo de materiales ocasionando, además, gran deterioro al Medio Ambiente.

A raíz de esta situación se han planteado sistemas de construcción masiva de viviendas con elementos prefabricados que minimizan el uso de mano obra y exigen elevada tecnología. Aún así, las viviendas resultan económicamente inaccesibles a la gran mayoría de gente humilde. Por ello se comienzan a producir diferentes respuestas a ésta problemática situación, a través de sistemas constructivos ecológicos, con materiales reciclados, recursos de la zona y organización comunitaria para la autoconstrucción, donde no se exija un alto porcentaje de mano de obra calificada ni sofisticadas maquinarias y equipos.

LA ASOCIACIÓN MONTAÑA ARRIBA Y ASOCARE Como asociaciones de apoyo y estímulo a la auto gestión, toma como suya la propuesta del Gobierno Nacional para la auto gestión y participación ciudadana y nos proponemos contribuir para hacer irreversible el avance de las propuestas participativas creadas desde abajo.

Este programa transformará a las comunidades organizadas, objeto de la intervención del Estado en sujeto y protagonista de los programas habitacionales y de su propio futuro y bienestar.

La Asociación Civil Montaña Arriba y Asocare consciente de la situación conflictiva del venezolano común para organizarse en la solución de sus problemas de vivienda, trabajo, servicios, y equipamiento colectivo; forma un equipo multidisciplinario de profesionales que trabaja para facilitar el proceso de organización de las comunidades en la solución de los mismos a través de la autogestión mediante la formación de cooperativas, empresas comunitarias, y otros tipos de asociaciones civiles. Para ello contamos con los siguientes equipos de personas:

a) Equipo De Facilitadores Del Proceso Con Preparación Técnica Y Social. Se trata de profesionales del ramo de la Ingeniería y Arquitectura, capacitados tanto en las técnicas de construcción como en las de organización de equipos emprendedores, dotados de gran sensibilidad social e inmersos dentro del sistema de trabajo cooperativo y en motivación al éxito de las cooperativas y microempresas. Estos facilitadores trabajan conjuntamente con los líderes naturales y comunitarios de la localidad donde se implantan las viviendas.

b) Proyecto Construyamos Juntos. Es adelantado por la Asociación Montaña Arriba y Asocare, a través del diseño y uso del sistema ecobioconstructivo O. L. 2000 basado en un hormigón producido con materiales reciclables, a fin de dar trabajo a gran cantidad de mano de obra no calificada tanto en la construcción industrial del mismo, como en el ensamblaje de las viviendas.

Este sistema es adaptable a cualquier modelo de vivienda económica, presentada por los usuarios de ellas.

Este sistema de construcción no requiere herramientas especiales y permite el uso intensivo de mano de obra no calificada, formando cuadrillas de trabajo, supervisadas y coordinadas por un profesional y un maestro de obras en su dirección; lo cual contribuye positivamente a la generación de empleo. No proponemos el conocido sistema de auto construcción por ser antieconómico; sino el diseño y construcción con participación de la comunidad de manera que el colectivo contribuya activamente en la calidad y definición de su propia vivienda y le lleve a apreciar y revaluar el concepto que tenga sobre este sistema, dentro del concepto de Empresas Cooperativas Comunitarias de Construcción. La experiencia de otros países nos revela que este tipo de proyecto permite el planeamiento de un sistema de organización comunal, a través de comités de vivienda en cada comunidad y formando cuadrillas de beneficiarios que contarán con la asesoría técnica de la Asociación Civil Montaña Arriba y Asocare. Así, esperamos, que en muchas comunidades, este programa contribuya a su desarrollo, tanto, en la construcción de las casas, como en su ampliación, la consolidación de los barrios, la promoción de microempresas y cooperativas y la fabricación del módulo productivo de la vivienda.

METODOLOGIA DE TRABAJO
La idea básica en este programa es fortalecer las comunidades: los grupos humanos, a través de un proceso comunitario, autogestionario, que resuelva, por un lado, un problema social básico ( en este caso la vivienda) y, al mismo tiempo, promueva un crecimiento político-social del grupo y de los individuos.
Este proceso tiene que ser integral y completo. Comenzando por organizar, capacitar e integrar los equipos de trabajo autogestionario, pasando por discutir el proyecto urbanístico y arquitectónico, el sistema para construcción de viviendas y equipamiento colectivo por ayuda mutua y continuando por la organización para convivencia de las familias, así como las propuestas permanentes para mejorar la calidad de vida.
En este tipo de Empresa Comunitaria o Asociación de Construcción Comunitaria, se piensa en unidad, se discute en equipo y, fundamentalmente, la gente trabaja unida para conseguir un objetivo común, tanto para el grupo como para cada familia.
En este proceso, las personas se descubren a sí mismas, entendiendo la lógica del poder, conociendo a las autoridades públicas, transformando su comportamiento, comprendiendo su situación social, creciendo políticamente dentro de una experiencia difícil, sacrificada, pero muy rica y esclarecedora.
Junto a las comunidades organizadas, proponemos incorporar equipos de Asesoramiento Técnico, integrados por profesionales de diferentes áreas (arquitectos, ingenieros,

técnicos sociales, abogados) que prestan Asesoría Técnica Integral a esos grupos, a partir de una relación de confianza fundamental para un trabajo conjunto como este.
Las contribuciones de estos equipos de asistencia técnica al proceso de construir la vivienda, ayudan a profundizar una propuesta más sólida, más elaborada y más técnica que les permita viabilizar un mejor nivel de vida.
Aspectos Sociales, Políticos e Ideológicos
En el programa de ayuda mutua para la construcción comunitaria Construyamos Juntos el futuro habitante participa del proceso total de producción de su propia vivienda. Es responsable, junto con los otros, del buen acabado de la vivienda y la organización de la convivencia posterior.
Esa participación integral rompe con la división por etapas del proceso productivo, conocido como taylorismo, que hace que el trabajador manual conozca solo una ínfima parte de ese proceso.
El futuro habitante se apropia de la casa y del contexto urbano por el uso y su trabajo. Él se organiza para resolver un problema social concreto que, solucionado, da a la comunidad la auto confianza necesaria para abordar otros problemas sociales como empleo, salud, alimentación, medio ambiente o educación.
La construcción por ayuda mutua crea lazos de solidaridad concretos entre los participantes que constituyen el grupo, tornándolos más aptos para las transformaciones sociales.

La Autogestión
El proceso autogestionario en la producción de unidades habitacionales es aún embrionario y tropieza con dificultades derivadas de las características sociales y políticas del pueblo venezolano y de los líderes de los movimientos sociales.
La participación autogestionaria aún es limitada en la gerencia de las obras, en la administración de los recursos y en las actividades más intelectuales, las cuales son llevadas a cabo (la mayoría de las veces) por un pequeño grupo de líderes junto con los Equipos Técnicos. Pero, en las actividades de ejecución física de las casas, la participación es mayor y las formas de organización de la producción son ricas y diversificadas, dando un balance positivo: el proceso de trabajo colectivo hace crecer los grupos y las personas. La participación tiende a aumentar y la responsabilidad individual sobre el producto (casa o barrio) es cada vez mayor.
Políticas y Programas Habitacionales del Estado Venezolano.
Este Programa Construyamos juntos está enmarcado dentro de la política habitacional que adelanta el Gobierno Nacional, y a través de los Fondos provenientes del programa Petróleo Para el Pueblo, coordinado a través de CONAVI. Se implanta este programa que estimula la autogestión, principalmente en los sectores poblacionales donde hay el mayor déficit habitacional y no tienen acceso a la Ley de Política Habitacional.
· Invasiones consolidadas.
· Sustitución de ranchos por viviendas dignas.


· Consolidación de barrios, construyendo en terrenos vacíos.
Este programa, además de estimular la participación popular, es descentralizado y ágil, evitando las trabas burocráticas de la administración pública.
Participan varios agentes (Promotores, Equipos de Asesoría Técnica, estudios de arquitectura) en una acción coordinada por la Asociación Montaña Arriba, Asocare y la comunidad organizada.

Los resultados a obtener pueden ser muy positivos, produciendo proyectos diversificados que respetan el medio físico, diseños urbanos adaptados a la vivienda de interés social, viviendas de dos y tres dormitorios adaptadas a las necesidades de los futuros habitantes, densidades habitacionales compatibles con su localización en la ciudad y el costo de la tierra.

Para aquellos casos donde deban hacerse nuevas urbanizaciones, se distribuyen las viviendas en módulos urbanos o villas entre 30 a 60 familias, tamaños máximo y mínimo para manejo del grupo social con mayores posibilidades de agruparse organizadamente y se minimizan los conflictos sociales con una adecuada participación. El costos de las unidades habitacionales por ayuda mutua son un 40 a 50% más baratas que las ejecutadas por empresas constructoras.

Las políticas de estímulo a la autogestión.
El proceso de los programas autogestionarios en Venezuela muestra la importancia de las políticas públicas de carácter social. Mientras que los movimientos sociales ligados a la vivienda

y sus asesorías, consiguieron en 40 años de la cuarta república, construir escasas unidades habitacionales y atender a una porción reducida de la población, con las ideas y la filosofía de la Autogestión; hoy, el Gobierno Bolivariano de Venezuela a través del programa de Sustitución de ranchos por vivienda que adelanta el Conavi, plantea la construcción de Masiva de unidades habitacionales y coloca a la propuesta participativa y autogestionaria en otro plano, tanto en el ámbito nacional como latinoamericano.
El gobierno nacional cumple ahora su verdadero papel de incentivar y viabilizar propuestas de la sociedad civil organizada, con una intervención que potencia las capacidades de los grupos humanos.

Este es un papel "moderno" del Estado y no el tradicional de financiar grandes obras para grandes empresas que generan grandes sumas para "oligarcas insensibles" que se han enriquecidos vergonzosamente a costa del pueblo.
Este Gobierno ha hecho factible el acceso a la tierra, infraestructura y recursos financieros para la construcción de viviendas para los menos pudientes; la comunidad administrará y gerenciará los recursos, contribuirá con su mano de obra casi gratuita por ayuda mutua y los resultados se harán visibles para quien quiera constatarlo: viviendas de mejor calidad, más económicas y más adecuadas a las necesidades de sus moradores.
La conjunción de un movimiento organizado y dinámico y un gobierno con voluntad política, que conoce su papel y estimula la participación popular, solo puede dar lugar a resultados muy positivos, por encima de todos sus detractores.

El método de trabajo está basado en la participación y autogestión de la población objeto del beneficio. En la mayoría de los programas que ejecuta Montaña Arriba y Asocare, se
incorpora el componente de Capacitación, Asesoría, y Asistencia Técnica a las familias antes y durante el proceso, según el área que se desarrolle.

Paralelo al proceso constructivo se genera una experiencia de organización y detección de otras necesidades, con el propósito de que las familias puedan continuar con el proceso de consolidación comunal, una vez que Montaña Arriba y Asocare se retire del Proyecto. El objetivo es que la nueva comunidad quede capacitada para solucionar otras necesidades comunales tales como: educación, recreación, salud, generación de ingresos y conservación del medio.
EVALUACIÓN DEL SISTEMA CONSTRUCTIVO A UTILIZAR.
La evaluación de este sistema constructivo se hace en virtud de lo siguiente:

c) Generación de empleo:
En el proceso que se inicia desde la recolección de la materia prima y la culminación de cada casa se generan 16 empleos directos y 32 indirectos. Lo más importante de ello es que no se trata de mano de obra calificada.

d) Organización Comunitaria:
Este programa contempla la edificación colectiva y masiva de viviendas por parte de grupos de ciudadanos, previamente

organizados o con disponibilidad de organizarse, para construir su propia vivienda.

e) Disminución del Déficit habitacional a través de la consolidación de barrios:
Este programa obedece a la política de sustitución de ranchos por viviendas dignas. Estas viviendas son ubicadas en los barrios que ya poseen infraestructura de servicios públicos: Acueducto, cloacas, electricidad, drenajes, gas y teléfonos, principalmente, o por lo menos Acueducto y Electricidad.

La selección de la localidad donde se encuentran los terrenos sobre los cuales va a construirse este tipo de vivienda es planteada por el Estado Venezolano a través de CONAVI, gobernaciones, alcaldías y/o juntas vecinales.

REVISAR LA BÚSQUEDA DE SOLUCIONES AL PROBLEMA DE LA VIVIENDA EN VENEZUELA.
La vivienda en Venezuela, constituye una de las más urgentes necesidades básicas de la población de nuestras principales ciudades.
La brecha, entre los costos de producción de las soluciones habitacionales que se han venido ofreciendo, y el nivel de ingresos de cada grupo familiar conforman una demanda real y potencial que se hace cada vez mayor.
Como respuesta a las limitaciones de ingreso y a la inadecuación de La Oferta con La Demanda existente, las familias de bajos ingresos continúan incrementando la construcción de nuevas
sin embargo, en los barrios un nivel de ranchificación del país,

que no puede ser resuelto por los propios habitantes sin la participación de inversiones públicas técnicamente sustentadas. Lamentablemente, una parte muy importante de la enorme cantidad de recursos que el Estado ha gastado en los barrios pobres de las ciudades venezolanas, para mitigar los efectos perversos de ésta forma subdesarrollada de urbanizar y la consecuente vulnerabilidad de sus pobladores, no garantiza la permanencia y recuperación de las mejoras obtenidas, lo cual ha contribuido a fortalecer, la permanencia de asentamientos en áreas no aptas, con riesgos comprobados de índole geológica, sísmica o de inundación.
PROCESO DE AUTOCONSTRUCCIÓN

En terrenos, previamente seleccionados, con sus ocupantes y/o propietarios organizados, se encarga un facilitador de analizar y

diagnosticar las características de cada sitio y de sus ocupantes para detectar sus debilidades y fortalezas en cuanto a:
· Liderazgo
· Capacitación técnica
· Materiales locales y proveedores
· Tipo y grado de organización
· Otros recursos con los cuales cuenta la comunidad organizada.

Ya detectados los líderes y conformados los equipos de trabajo; se procede a la implementación del programa Construyamos Juntos.

Simultáneamente a la selección de los líderes, se capacita a los equipos en cooperativismo y se realiza el inventario de los recursos de la zona
Luego se procede a formar a los equipos para las diferentes tareas y se les instruye sobre el proceso de construcción de la vivienda.
La última etapa termina en la supervisión de la implementación del sistema constructivo ecológico a utilizar, el cual consiste, en la colocación de los paneles ecobioconstructivos en cada vivienda, las cuales se montan en serie bajo el sistema de repetición de la tarea, vivienda por vivienda. Esto trae como consecuencia que, a raíz, de la repetición, el participante termina con una especialización que le permitirá integrarse al mercado de trabajo como mano de obra calificada.

ETAPAS DE AUTOCONSTRUCCIÓN DE LA VIVIENDA

La Construcción de la vivienda tiene dos etapas bien diferenciadas:

Etapa de prefabricación Industrial: Esta etapa se corresponde con la fabricación de los paneles y se inicia en el momento de la contratación de las viviendas a construirse y dependiendo de su cantidad, se producen en planta más cercana de localidad donde han de ser ensambladas.

En esta etapa se seleccionan y procesan los materiales de reciclaje, los cuales van a conformar el compuesto ecobioconstructivo para la fabricación de los paneles.

Este hormigón ecológico es vaciado en moldes o encofrados metálicos de diferentes tamaños y formas, según el diseño de la

vivienda, los cuales son desencofrados al tercer día de su vaciado para luego ser colocados en el patio de secado hasta completar su ciclo de endurecimiento.
Una vez fabricados en la planta, son trasladados hasta el sitio de ensamblaje.

IMPLEMENTACIÓN DEL PROGRAMA CONSTRUYAMOS JUNTOS"

Este programa de autoconstrucción colectiva plantea desde una unidad básica de vivienda, que puede ser definitiva o de carácter progresivo, hasta un grupo de viviendas productivas ubicadas en un mismo lote de terrenos.

Al usarse los recursos de que disponen los pobladores, y su capacidad de organización comunitaria, los recursos se

complementan con las herramientas y equipos necesarios para la ejecución de las unidades y elementos constructivos requeridos

Al ponerse en practica esta tecnología de poca especialización, materiales disponibles y bajo costo, se elimina la posibilidad de que se paralice la construcción por falta de insumos.
Esta propuesta Construyamos juntos" articula tres principios:

a.- De gestión popular, bajo el principio de ayuda mutua.


b.-. De organización popular para la obtención y administración de recursos financieros y asistencia técnica, sean de MONTAÑA ARRIBA, ASOCARE, el estado o de otra institución.

C.- De opción tecnológica y económica, basada en un sistema

alternativo de bajo costo con un posible desarrollo progresivo posterior.

El dividir en etapas este proceso, es para que las comunidades auto gestoras agreguen actividades, para que puedan participar y aprender en todas aquellas de tipo técnico, económico, organizativo, jurídico y financiero.

Dentro del programa "Construyamos juntos" se definen seis etapas básicas que corresponden a distintos momentos del proceso constructivo y organizativo:

1. La organización y consolidación del grupo (organización comunitaria): Se entiende como la unión de personas, recursos económicos y técnicos, con el propósito de resolver problemas o necesidades comunes. En este proceso de conformación de la comunidad, se despierta la conciencia familiar sobre la importancia del trabajo solidario y la mutua colaboración para el

logro de los objetivos. En esta etapa se conforman los comités que desarrollaran las diferentes actividades de acuerdo con los conocimientos y capacidades de los integrantes. Además se definen las responsabilidades de cada uno de ellos y los mecanismos de coordinación, control y evaluación

2. Capacitación: Técnica y organizativa de los integrantes de los grupos por el personal que dirige o supervisa los programas de vivienda (cooperativas, sindicatos, grupos pro viviendas,

programas de autoconstrucción o control y supervisión. La capacitación se realiza en aspectos técnicos, en ella se trabaja sobre el proceso constructivo, la implementación practica, y el conocimiento de experiencias practicas. Se hace la

familiarización con los términos técnicos, con las herramientas, los materiales de construcción generándose el clima de trabajo colectivo.

3. Fabricación de los elementos necesarios para la construcción de la vivienda: Estos serán fabricados en 6 plantas ubicadas en distintos sitios de Venezuela, tales como: Maracaibo, Maracay, El Vigía, Barquisimeto, Puerto la Cruz , Ciudad Bolívar. Basados en el programa de "Reciclaje" y respeto a la naturaleza se fabrican los elementos constructivos de la edificación( Kit de fabricación)

4. Construcción de la vivienda: constituye el momento más importante del programa; es en esta etapa donde se organizan los grupos como equipos de trabajo y se efectúa la
participación activa de la comunidad.

5. Terminación general de la vivienda.

6. Traslado de las familias a la nueva construcción: Esta etapa se finaliza con una evaluación general del proceso.

Para la realización o ejecución de cada una de estas etapas se tiene como guía el "MANUAL DE AUTOCONSTRUCCIÓN DEL SISTEMA ECOLÓGICO O.L 2000- MONTAÑA ARRIBA-ASOCARE" para lo cual se realiza un trabajo conjunto entre CONAVI, Las organizaciones Populares de Vivienda para la

construcción por Autogestión - Este manual reúne los pasos básicos que constituyen el camino hacia la construcción de viviendas por autogestión comunitaria y trata temas tales como:

a. Plan general de trabajo.
b. Organización del equipo de trabajo
c. Limpieza del Lote para Construcción de vivienda.
d. Diseño arquitectónico de la vivienda a construirse
g. Financiamiento de la vivienda y forma de pago de la mano de obra.
h. Construcción.
i. Adjudicación.
j. Proyección comunitaria.

Introduzca el contenido de soporte